martes, 20 de septiembre de 2011

Nuevos cascos para limitar las consecuencias de las heridas en el cerebro


Revision va a desarrollar un casco de nueva generación, modular, que mejorará la protección contra impactos de explosiones y balísticos de los actuales cascos y facilitará la integración de equipos electrónicos y de baterías. El Departamento de Defensa está realizando grandes esfuerzos para mejorar la protección, actualmente inadecuada, que el casco proporciona a los soldados. El resultado es una carrera para resolver uno de los desafíos más importantes en el diseño de equipos: desarrollar un casco que no sólo proteja el cerebro no sólo de balas y fragmentos de proyectiles y granadas, si no también de golpes directos y de las invisibles y devastadoras ondas explosivas. Desde principios de 2006, cuando los insurgentes iraquíes comenzaron a emplear los explosivos improvisados (IED) como su arma preferida, casi 140.000 miembros de las fuerzas armadas estadounidenses han sufrido heridas en el cerebro, según el Centro de Heridas en el Cerebro de los Veteranos y, de ellos, casi 10.000 se han producido en los tres primeros meses de 2011. Sólo un pequeño número de estas heridas, unos cientos cada año, son heridas penetrantes de balas y fragmentos de metralla, para protegerse de los cuáles se habían diseñado, según el citado Centro. La gran mayoría de las heridas, sean leves o graves, son provocadas por golpes, caídas u ondas de choque de las explosiones, a menudo, una combinación de los tres
Casco BATLSK Las fuerzas armadas estadounidenses están atacando este problema desde múltiples frentes y están financiando estudios para conocer la reacción del cerebro a contusiones en la cabeza y a los efectos de las ondas de choque de explosiones, tanto directas sobre la cabeza, como sobre el pecho, que se transmiten también a la cabeza. Y no sólo en relación con un solo golpe o explosión, sino también a golpes o explosiones sucesivas, porque su efecto es acumulativo y, lo más grave, los efectos de los mismos no emergen hasta mucho después de producirse la herida. Para conocer estos efectos, se han desarrollado dosímetros que miden la intensidad de las explosiones que impactan en la cabeza, para facilitar que los médicos proporcionen la adecuada atención sanitaria. Entre los centros de investigación que están siendo financiados por el Departamento de Defensa se encuentran el Instituto de Nanotecnologías para los Soldados del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), el Centro para el estudio de la Encefalopatía traumática de la Universidad de Boston y los centros de la Administración de Veteranos de Nueva Inglaterra. La gravedad de la situación ha conducido al desarrollo de un nuevo caso mejorado, el Enhanced Combat Helmet (ECH), que se iba a entregar a las unidades del Ejército y de "marines" en Afganistán este otoño. El ECH es el primero que incluye resina termoplástica en su fabricación y tiene una capa interna de fibra de carbono sobre la que se ha hecho un molde de polietileno de peso molecular ultraligero (UHMWPE) Spectra, una de las más fuertes y más ligeras, que, a igualdad de peso, es diez veces más fuerte que el acero y más duradera que el poliestireno. "El [ECH] podría mitigar potencialmente algunas heridas traumáticas cerebrales, lo estamos viendo como una gran posibilidad, [para evitar este tipo de heridas]," dijo el General de Brigada Peter Fuller, Director del Programa Executive Officer, encargado del seguimiento del desarrollo y pruebas del equipo del Ejército. Sin embargo, pueden producirse ciertos retrasos en la entrega por la dificultad de controlar las nuevas tecnologías de fabricación del casco. Por otro lado, el Ejército ha contratado a Revision, empresa dedicada al desarrollo de equipos para la protección de los ojos, el desarrollo de un casco de nueva generación, por valor de unos 2 millones de dólares. Revision continuará el diseño, desarrollo y demostración de uno nuevo casco, modular y ampliable, tanto para soldados en vehículos como a pie. El nuevo casco tendrá que mejorar la protección contra impactos que proporciona la actual generación de cascos, así como integrar equipos electrónicos y fuentes de energía. Asimismo, ha de permitir que los soldados adecúen el nivel de protección y de equipo a llevar en función de la misión a cumplir. Según el ingeniero de proyectos del Centro de Investigación, Desarrollo e Ingeniería para el Soldado, Natick, Don Lee:"La situación actual es que la protección que proporciona el caso y sus capacidades funcionales no han sido diseñadas como un sistema integrado, utilizando principios de diseño centrados en el soldado. Lo que ha impedido la optimización del peso, equilibrio e integración de subcomponentes." El diseño del nuevo casco integrará forro contra traumas, sistema de comunicación, pantalla de presentación de datos (HUD), máscara NBQR y gafas de visión nocturna mejoradas. El casco también llevará un visor y una opción para proteger a la mandíbula, diseñado para proporcionar más protección contra contusiones, explosiones e impactos de bala y proyectiles, que un casco solo. Este casco, Batlskin Head Protection System, es el primer casco completamente integrado y completamente modular, que combina tecnología y diseños revolucionarios, con nuevos materiales y con procesos innovadores de fabricación. Logra una reducción del 20% de peso a la vez que aumenta la protección balística. Su construcción rígida resistirá contusiones, explosiones y proyectiles y balas. El revestimiento contra los impactos y las ondas explosivas emplea una espuma doble, que proporciona un confort y una absorción a los impactos mejores, y se ajusta mejor. Según el consejero delegado de Revision, Jonathan Blanshay: "El sistema de protección de cabeza Batlskin no sólo representa un salto adelante en tecnología de casco y de sus revestimiento; su visor integrado y la protección de mandíbula podrían también reducir grandemente la incidencia de heridas traumáticas en el cerebro en caso de explosiones. Al mismo tiempo, la naturaleza modular y ampliable de este sistema proporciona a los soldados la capacidad única de aumentar o disminuir rápidamente el grado de protección en función del entorno de amenazas." El casco Batlskin tiene los siguientes componentes: - Casco ligero, de capas híbridas, de construcción rígida que resiste contusiones, explosiones y proyectiles, y cuyo menor peso proporciona un mayor confort cuando se lleva durante mucho tiempo. - Revestimiento para absorber los impactos, que utiliza una espuma doble para mejorar el ajuste, el confort y la absorción de impactos. - Sistema de sujeción ergonómica, con hebillas para su ajuste con una sola mano y que facilita la estabilidad del casco, incluso con gafas de visión nocturna. Se integra en el casco, sin interferir con el equipo de comunicaciones ni cuando se apunta un arma. - Montaje frontal polivalente, para instalar fácilmente otros equipos, como el visor, la protección de mandíbula, gafas de visión nocturna y otros equipos de observación, a los que da suficiente estabilidad. - Protección de mandíbula, que proporciona una protección de poco peso contra golpes, explosiones y disparos a la mandíbula inferior. Está diseñada para colocarse y quitarse rápidamente. - Visor, con tres posiciones, que protege contra contusiones, explosiones y balas, con una óptica sin defectos y el máximo campo de visión. Está diseñado para colocarse y quitarse rápidamente, resiste al rayado y a los agentes químicos, y no se empaña. El marco del visor asegura la unión con el casco cuando actúan las fuerzas de sobrepresión de las explosiones. Fuente :http://www.revistatenea.es/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar