jueves, 23 de octubre de 2014

La coalición contra el Estado Islámico, ¿será un éxito o un fracaso?

 
(Foto: Boris Niehaus)

Desayunos ATENEA

El objetivo de los Desayunos de Trabajo es promover el intercambio de ideas, puntos de vista y posibles líneas de actuación sobre temas de interés que tengan que ver con la seguridad nacional, tanto a nivel propiamente interno  como internacional. El Grupo ATENEA, respondiendo a su naturaleza de think-tank, convoca a representantes del Gobierno y la Administración Pública, expertos, líderes de opinión y protagonistas de las cuestiones planeadas, para generar debate y poder ofrecer puntos de vista óptimos para la toma de decisiones.

Tema: “La coalición contra el Estado Islámico. ¿Será un éxito o un fracaso?”

Generar un debate sobre la formación, organización y funcionamiento de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, contra el Estado Islámico, anunciada por Barack Obama en la Cumbre de la OTAN, celebrada en Gales, los pasados 4 y 5 de septiembre, al objeto de frenar y derrotar este movimiento de radicales suníes, teniendo en cuenta la situación conflictiva actual en Oriente Medio, ofreciendo una perspectiva sobre su posible evolución, posibilidades de éxito y repercusiones en la arquitectura internacional de seguridad.
 
Planteamiento

Ante la situación de inestabilidad incontrolada provocada por el Estado Islámico (EI), Occidente se ha movilizado para frenar el auge del yihadismo en Irak y Siria. Estados Unidos ha conseguido, en la Cumbre de la OTAN, celebrada en Gales, los pasados 4 y 5 de Septiembre, forjar una coalición inicial de 9 estados de la OTAN y Australia para combatir al EI aunque es verdad que dicha coalición tendría que definir qué tipo de intervención desarrollaría en la zona y, fundamentalmente, intentaría implicar a otros países vecinos interesados en neutralizar a los yihadistas.

El presidente norteamericano, Barack Obama, aprovechó el citado encuentro de los líderes aliados para poner en marcha esta iniciativa a la que se sumaron, en principio, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Dinamarca, Canadá, Turquía y Australia. Para dicha iniciativa se trazó una línea roja: no será una intervención terrestre y no habrá soldados sobre el terreno.


 
Aunque España no participó, inicialmente, en esta iniciativa, su ministro de Defensa, declaró el pasado 10 de octubre el acuerdo del gobierno español de enviar a Irak a unos 300 militares para entrenar al Ejército iraquí, conjuntamente con militares italianos, aparte de disponer lasBases de Rota y Morón para apoyar las necesidades del Mando Central de Estados Unidos en relación con su participación en la coalición, entre otras capacidades.

En los primeros días de octubre, Australia, Bélgica, Holanda y Canadá se han sumado a Estados Unidos y sus aliados europeos - Francia y el Reino Unido - en los ataques aéreos de la coalición contra el Estado Islámico en Irak ya sobre el terreno. Junto a los aviones australianos y belgas, cazas F-16 alemanes también han empezado ya a bombardear posiciones yihadistas en Irak y Holanda ha indicado que sus aviones están listos para sumarse a los ataques.

Es verdad que el tipo de compromiso de cada país es muy distinto, desde un apoyo militar en diferentes niveles como ataques aéreos, envío de personal militar, entrega de armamento o de equipamiento militar a los kurdos hasta el apoyo en donaciones y en ayuda humanitaria o simplemente apoyo en el aspecto político.

Sin embargo, lo que se valora, fundamentalmente, es la voluntad política de apoyo a la población. Según el Gobierno de EE.UU., la coalición contra el Estado Islámico es apoyada por más de 40 países por lo que estima que tiene autoridad suficiente para iniciar las operaciones militares necesarias para debilitar y derrotar al Estado Islámico.

 
Sin duda, los ataques aéreos norteamericanos contra el Estado Islámico en Siria, iniciados el 22 de septiembre, ha incrementado sustancialmente el protagonismo de Estados Unidos en la región pero no está claro que estos ataques garanticen una clara hoja de ruta que conduzca hacia la victoria a pesar de que en los mismos han intervenido aviones de Arabia Saudí, Jordania, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos mientras Qatar proporcionaba apoyo logístico.

Sin embargo, dos meses después del inicio de los bombardeos de Estados Unidos para frenar el avance del Estado Islámico, la operación norteamericana se enfrenta a determinadas dudas. El asalto de los insurgentes a la ciudad kurda de Kobane, en la frontera de Siria con Turquía reabre la discusión sobre la eficacia y los resultados de la campaña aérea y la conveniencia de desplegar fuerzas terrestres.

Algún aliado como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogán, reclamó el pasado 7 de octubre la necesidad de una operación terrestre manifestando que habían pasado meses sin resultados y que la ciudad de Kobane estaba a punto de caer en manos del Estado Islámico sin que los ataques aéreos en los alrededores de dicha ciudad kurda hubieran conseguido doblegar a los yihadistas del EI.

 
La coalición internacional contra el Estado Islámico en Irak es cada día más amplia, mientras que en Siria, de momento, los bombardeos los llevan a cabo Estados Unidos y los países árabes antes citados En los últimos días han atacado principalmente posiciones yihadistas en la zona de Kobane, localidad kurda de Siria muy cercana a la frontera con Turquía.  

El objetivo de Obama no era una derrota rápida del Estado Islámico sino debilitar a sus componentes para que después tropas terrestres locales, especialmente las fuerzas armadas iraquíes en Irak y rebeldes entrenados por EEUU y por otros países en Siria, pudieran combatir contra ellos.

El encargado de coordinar la coalición de Estados Unidos contra el Estado Islámico, es el general norteamericano de cuatro estrellas (r), John Allen, que, a su vez, es el enviado especial del presidente estadounidense, Barack Obama. En este cometido es acompañado por Brett McGurk que es el responsable de Irak e Irán en el Departamento de Estado. En su opinión, las fuerzas armadas iraquíes tardarían un año en estar preparadas para reconquistar Mosul.

Por otra parte, el General Martín Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, manifestaba, en los primeros días de octubre, acerca del  entrenamiento de las milicias capaces de retomar las áreas sirias en manos del EI, que los planes de EE.UU., aprobados por el Congreso, que preveían el entrenamiento de 5.000 milicianos en el primer año, eran insuficientes para derrotar a los yihadistas. Consideraba que se necesitarían entre 12.000 y 15.000 efectivos.

 
A mayor abundamiento, algunos se quejan de que los norteamericanos, en lugar de atacar a Bachar el Asad, cuyo régimen ya ha ocasionado más de 200.000 víctimas, bombardean a sus enemigos. Otros ponen en cuestión las operaciones ya que se están produciendo muertes civiles en lugar de combatientes del EI. Por último, una tercera interpretación extiende la idea de que, en el fondo, estas operaciones forman parte de una guerra contra el Islam.

Asimismo, algunos rebeldes sirios se quejan de que Estados Unidos no ha coordinado con ellos los ataques aéreos en Siria. No ha habido ningún ataque contra los combatientes del EI en el Este de Alepo donde los rebeldes están sufriendo fuertes pérdidas en su lucha contra los yihadistas. Por otro lado, todavía no ha sido llamado ningún grupo rebelde para recibir el oportuno entrenamiento de acuerdo con los planes de Washington de formar y preparar a 5.000 combatientes rebeldes moderados. 

Por último, será necesario tener en cuenta la posible participación de Irán y Siria contra el Estado Islámico. En qué condiciones y posibles relaciones con las negociaciones sobre el proceso nuclear iraní que actualmente se están llevando a cabo entre Irán y el Grupo 5+1, en el que están incluidos los 5 países con asiento permanente en el Consejo de Seguridad más Alemania en el que actúa como presidencia el Alto Representante de la UE para la PESC

Temas de debate

Como principales temas de debate que se contemplan en este desayuno, destacan por su interés e importancia y por haber dado lugar a diferentes comentarios y observaciones en diversos medios de comunicación, los que a continuación se relacionan:

- Como se está comprobando sobre el terreno - está ocurriendo en Kobane -, con los ataques aéreos no se garantiza que se alcance la victoria contra los yihadistas del Estado Islámico. Por otro lado, hemos visto que las fuerzas locales no están preparadas para combatir contra el EI. Se habla de un año para que puedan operar ¿Cómo ve Vd. la posibilidad de que esta coalición se mantenga durante dicho año? ¿Será necesario actuar con fuerzas terrestres extranjeras -occidentales o árabes- para derrotar al EI?

- En los ataques de la coalición contra el Estado Islámico en Siria solo participan, hasta ahora, aviones de Estados Unidos y de Arabia Saudí, Jordania, Barhein y Emiratos Árabes Unidos, con el apoyo logístico de Qatar. ¿Es posible que se sumen a estos ataques otros países occidentales? Desde el punto de vista islámico y de cara a la seguridad del área ¿daría más credibilidad a la coalición ante el mundo islámico si participaran más países árabes en estos ataques?

- En Irak se espera que las fuerzas armada iraquíes sean las que derroten al Estado Islámico contando con los ataques aéreos de la coalición. También existen fuerzas armadas iraníes cooperando con los iraquíes en su combate contra los yihadistas del EI. ¿Cree posible que los ataques aéreos de la coalición apoyen a ambos ejércitos contra el EI, aunque en este caso la mayoría son chiíes? ¿Admitiría la coalición a Irán como un integrante más de la misma y, en otro caso, lo pediría Irán?

 
- En Siria, la interpretación de la guerra de la coalición contra el EI es diversa. Mientras Bachar el Asad se mantiene en el poder, bajo cuyo régimen se han producido más de 200.000 víctimas mortales, la coalición está atacando a los rebeldes, es decir, a sus enemigos. ¿Creen los participantes que Bachar el Asad continuará gobernando Siria, una vez derrotado el EI? ¿Será posible que la coalición pueda distinguir claramente los combatientes del EI, los radicales del Frente Al Nusra y los componentes del Ejército, por un lado, y los rebeldes moderados, por otro?.

- La actual coalición El Estado Islámico actualmente se extiende por partes de Siria y de Irak, ambos países gobernados por regímenes de tendencia shií. Estados Unidos tiene al régimen de Irak como aliado y al régimen de Siria como adversario. ¿Es posible que la coalición pueda llevar a cabo la lucha contra el EI en Irak apoyando al régimen iraquí y en Siria, sin contar con el régimen sirio? ¿ En todo caso, es posible que la coalición pueda hacer un pacto con Bachar el Asad, tan solo para eliminar a los yihadistas del Estado Islámico?

- Mientras que la legitimidad internacional de la actuación de la coalición en Irak se puede considerar que ya está conseguida, en especial por la propia petición de ayuda del país para que se interviniera militarmente, no ocurre lo mismo con Siria donde no se ha tenido en cuenta para nada al gobierno de Damasco

¿Considera que los ataques aéreos de la coalición en Irak tienen el firme aval de la comunidad internacional? ¿ Cómo se pueden considerar los ataques aéreos de la coalición en Siria? En su opinión ¿logrará la coalición derrotar al Estado Islámico?

(Foto: Boris Niehaus)
http://www.onemagazine.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar