lunes, 1 de octubre de 2012

La industria militar rusa en el mercado mundial

 


С-300 зенитно-ракетный комплекс российская армия россия армия Оружие России

Los medios de prensa y los especialistas rusos comentan con mucha animación la posible firma de contratos de armas entre Rusia e Iraq.

El retorno hipotético a la cooperación entre Rusia e Iraq se torna tanto más interesante pues, de tener lugar, sería el primer caso del regreso a compras de armamento ruso, por un país considerado cliente de EEUU. Sin embargo, los cambios políticos en el Oriente Próximo pueden abrir interesantes perspectivas para los productores rusos de armas.
El posible retorno de Rusia al mercado iraquí no es tan incierto como puede parecer. Desde los tiempos de la gestión, prácticamente directa, del país por EEUU han ocurridos determinados cambios y, hoy se puede afirmar con mucho menor seguridad, que hace cinco a siete años, que Iraq sea cliente de EEUU. La llave para el mercado puede ser, en este caso, justamente el hincapié de EEUU en la colaboración con las monarquías sunitas del golfo Pérsico. Pero la dirección de Iraq, que representa hoy la mayoría chií puede ver en Rusia la alternativa a la colaboración con EEUU, que impone innumerables restricciones políticas. Además, hay que destacar que, el ejemplo de Iraq puede resultar contagioso también para los países que vivieron la “primavera árabe” de 2010 a 2012. A fin de cuentas, ninguno de ellos se arraigó como un sólido régimen pro occidental y, la disensión en las relaciones con EEUU puede convertir a esos países en compradores de armamento ruso.
Empero, difícilmente tenga sentido entrar a ciegas en transacciones dudosas con las nuevas teocracias islámicas: en muchos casos, sus intereses difieren de los rusos, y ni hablar ya que, muchos representantes de los círculos islámicos correspondientes ven abiertamente a Rusia como un enemigo.
Pero si vamos a hablar de Iraq, la participación de Rusia en el rearme de su ejército coincide plenamente con los intereses estratégicos de Moscú. Hoy día, cuando la dirigencia iraquí mantiene relaciones cada vez más amistosas con Irán, las monarquías del golfo Pérsico, y sobre todo Arabia Saudita, se tornan el enemigo principal para las FFAA de Iraq. La amenaza armada en la persona de Iraq puede, en cierta medida, atenuar y frenar la actividad de Er-Riad y de sus aliados de reformatear el Oriente Próximo “para sí”.
El segundo lugar en el listado de los mayores exportadores de armas es un logro de los principales de Rusia: el volumen de los suministros de armas y de servicios, que el año pasado rebasaran los treces mil millones de dólares revela que, Rusia continúa manteniendo un potencial científico industrial ponderable, que le permite producir armamento competitivo, que se ajusta a las exigencias del presente.
Sin embargo, las perspectivas de esa exportación se ponen a menudo en tela de juicio. El crecimiento de las exportaciones y las perspectivas de nuevos contratos de Gran Bretaña, de Francia y de Israel, la incursión de Japón en el mercado de armas, la reorientación a la producción nacional, y la diversificación de los suministradores, de los compradores principales en el pasado de armamento ruso, la India y China, todo esto genera la interrogante acerca de si podrá Rusia conservar ese segundo lugar.
Dentro del peritaje militar ruso se distinguen dos posturas básicas. La primera es la postura del Centro de análisis del comercio mundial de armas, dirigido por Ígor Korotchenko. Sus especialistas estiman que, Rusia conservará el segundo lugar como mínimo en los próximos cuatro años.
La segunda postura expuesta por el Centro de análisis de estrategias y de tecnologías, encabezado por Ruslan Pujov, es más escéptica. En una entrevista reciente definía el segundo lugar de Rusia, como exportador de armas, de un “mito viejo”. A juicio de Ruslan Pujov, Rusia era en esa carrera “medalla de bronce”, aventajado por EEUU y Gran Bretaña, y tan solo en los últimos dos años se ubicó en el segundo lugar.
Con respecto a las perspectivas de conservación de ese lugar, el Centro de análisis de estrategias y de tecnologías revela también dudas, e indica al crecimiento venidero de las exportaciones de armamento francés e israelí.
No es casual que, el volumen de exportación de armas sea una “vaca sagrada”: la ausencia práctica de compras para el Ministerio de Defensa de Rusia, desde comienzos de la década del noventa hasta la segunda mitad de los años 2000 llevó a que, las exportaciones fueran el único medio de mantenimiento del potencial del sector de la defensa de Rusia. La persistencia de las posibilidades de Rusia en la elaboración y producción de aviones de combate, de sistemas antiaéreos, la construcción de buques de guerra, de carros blindados y de una serie de otros sistemas ha sido posible, en buena medida, gracias a la exportación de las categorías enumeradas de armamento y de sistemas de armas. Hoy día, cuando el volumen de los contratos del Ministerio de Defensa suman diez mil millones de dólares, la caída o el crecimiento de las exportaciones en mil, dos mil o tres mil millones anualmente no significan tragedia alguna, pues están enmarcadas en los valores admisibles. Lo principal en que cabe llamar la atención es, la estructura de la cartera de pedidos de las exportaciones. Un síntoma alarmante podría ser la reducción de los suministros de armas altamente tecnológicas, incluidos aviones, sistemas de defensa antiaéreos y otros modelos similares de armas “Hi-End”, que podría evidenciar un decrecimiento del interés en las armas rusas altamente tecnológicas. Pero, de momento, la geografía de las exportaciones crece y la salida al mercado, ya hacia fines de década, de los T-50 y de los S-400, amen de una serie de otros sistemas y proyectos de los últimos años dará una nueva calidad a la exportación rusa de armamentos.

sb/kg/ap
Ilyá Krámnik  / http://spanish.ruvr.ru

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnologia Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologia militar