sábado, 2 de julio de 2011

El motor de plasma de Ad Astra Rocket desarrollado en Costa Rica saldrá al espacio en 2014

(Infodefensa.com) Por A. López, San Salvador – La empresa Ad Astra Rocket, que opera en Estados Unidos y en Costa Rica y liderada por el ex astronauta centroamericano Franklin Chang Díaz, podría lanzar al espacio la primera nave impulsada por su revolucionario motor de plasma en 2014, aseguró a varios medios de comunicación el mismo Chang Díaz, esta semana.

Además, ya existiría interés de una empresa aeroespacial para que la futurista tecnología ponga en órbita sus equipos, según agregó el físico de origen costarricense y con el récord mundial hasta la fecha con más vuelos al espacio, desde sus días en la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), de donde se retiró en el 2005 para dedicarse de lleno a Ad Astra.
Chang dijo a periodistas que el proyecto “sigue el ritmo” que se estipuló hace “mucho tiempo” y, hasta ahora, se ha logrado mantener al prototipo en funcionamiento por 50 horas continuas, tiempo que se espera aumente a 100 horas “en las próximas semanas”, en el laboratorio de Costa Rica, ubicado en la provincia de Liberia.
El científico comentó que los ingenieros están trabajando en “una solución térmica”, que sería un componente que permitirá que el motor funcione por días, y hasta meses, con el objetivo de hacer posibles los viajes rápidos a Marte en un futuro cercano.
Con los propulsores actuales, un viaje al planeta rojo, ha ejemplificado Chang en diferentes exposiciones, podría durar entre siete u ocho meses; mientras que con el motor de plasma duraría dos meses o hasta un mes, al desarrollar y mejorar aún más la técnica electromagnética que contenga el intenso calor y la poderosa propulsión del equipo en el futuro.
De esta forma, ha asegurado el costarricense, la propulsión del plasma no solo reduce el tiempo, lo que disminuiría el desgaste físico de los astronautas en viajes de larga distancia, sino que también puede levantar mucha más carga y a menor costo que los cohetes convencionales de la actualidad.
Según Chang, para el año 2012 se prevé tener un diseño preliminar del sistema del motor y para 2013 contar ya con el “diseño crítico” para comenzar con su fabricación.
Posteriormente, se comenzará una fase para obtener un certificado de vuelo espacial que otorga la NASA y finalmente se llegará a la etapa de lanzamiento del motor, proyectada para 2014.
Este lanzamiento será la prueba de fuego para el motor conocido técnicamente como Vasimr, el cual se acoplará a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), gracias a un acuerdo firmado entre Ad Astra Rocket y la agencia espacial estadounidense.
El plasma es el cuarto estado de la materia, solo se encuentra naturalmente en el sol y en el resto de estrellas, y alcanza temperaturas similares a las solares (de varios miles de grados Kelvin), pero los científicos han logrado crearlo en la Tierra al calentar algunos gases como el Argón.
El sueño de Chang es que, cuando el motor de plasma sea una realidad, se utilice en vehículos espaciales para todo tipo de actividades científicas y comerciales, incluidos los viajes a Marte a grandes velocidades.
El ex astronauta también manifestó su deseo de que las primeras naves que utilicen su motor lleven nombres en lenguas indígenas de su país y del resto de América, culturas a las que calificó como “los primeros científicos”.
Por otra parte, Ad Astra anunció, la semana pasada, el envío de una comunicación oficial por parte de Astrium North Armerica, e indicó su “gran interés” en explorar las posibilidades del motor Vasimr, como parte de la tecnología de Vehículos Automatizados de Transferencia (ATV, por sus siglas en inglés).
Astrium North Armerica es la filial estadounidense de Astrium Space Transportation, con sede en Alemania, uno de los principales contratistas que están creando los llamados ATV.
Los ATV son naves no tripuladas que permiten el transporte de carga, además de que ayudan a colocar de nuevo a la ISS en su órbita correcta. Los ATV, que llegan al espacio gracias a cohetes europeos Arianne, funcionan actualmente por medio de combustibles químicos. Tras cumplir sus funciones, son destruidos al reingreso a la atmósfera, algunos meses después.
Por ejemplo, el primero de los ATV, bautizado Julio Verne, fue lanzado en marzo del 2008, se acopló a la ISS en abril de ese año, se desacopló el 5 de septiembre y se destruyó en la atmósfera unos días después. Hasta el martes de la semana pasada, un segundo ATV, el Johannes Kepler, estuvo unido a la ISS.
La tecnología del Vasimr podría hacer más baratos los viajes de los ATV, al cambiar por el plasma los combustibles químicos que actualmente utilizan.
Según explicó Chang al periódico costarricense La Nación, una vez en el espacio y propulsados por el plasma, los ATV podrían tener una vida útil mucho mayor, permitiendo no solo reposicionar la ISS, sino también colocar o mover satélites, así como retirar los aparatos que ya se encuentren fuera de servicio y deban ser movidos a otras órbitas.
“El problema de los satélites muertos es algo que muy pronto alguien va a tener que atacar”, señaló Chang.
El astronauta explicó que el próximo paso, tras el cruce de comunicaciones que oficializan las negociaciones realizadas, es efectuar estudios que permitan realizar – este mismo año– una presentación ante ejecutivos de Ad Astra y de Astrium, con el fin de definir los detalles de cómo se podría acoplar el motor de plasma a un ATV, qué funciones podría desempeñar en el espacio y cuáles serían los detalles del convenio que uniría el trabajo de ambos.
Chang adelantó además a La Nación que, si bien los ATV tienen suficiente infraestructura como para soportar el motor que Ad Astra está desarrollando, uno de los retos será colocar en el ATV paneles solares que le den la energía suficiente para que el dispositivo funcione.
“Los paneles de la actualidad son insuficientes para que el motor de plasma funcione, pero el sistema (ATV) tiene la infraestructura necesaria para esos paneles”, señaló Chang.
El físico considera que el motor podría formar parte de un ATV después de que se realicen varias pruebas con otro de los motores en la ISS, lo cual está programado para 2014.
Ronald Chang, hermano del ex astronauta y director ejecutivo de Ad Astra Rocket, declaró a Efe que en la sede de Costa Rica trabajan 12 personas, la mayoría ingenieros expertos en transferencia de calor.
De acuerdo con Ronald Chang, la instalación de la empresa en 2005 produjo un cambio en Costa Rica, pues los jóvenes ahora sueñan con carreras espaciales, diversas empresas se han involucrado en la industria espacial, hay abogados que se están especializando en derecho espacial y el Gobierno ha comenzado a tomar en serio el tema.
Inclusive el año pasado, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) dio los primeros pasos con Ad Astra en crear una especie de cluster regional en la industria espacial y que este sea también un tema de desarrollo, progreso e integración para los países miembros del SICA.
El motor de plasma ocupa el interés de Franklin Chang desde 1979, cuando fue investigador en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y cuando trabajó en la NASA durante más de 20 años hasta que esta le otorgó todas las licencias para continuar su desarrollo privado.

(Infodefensa.com) Por A. López, San Salvador –

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar