viernes, 27 de mayo de 2011

El proceso de marinización del radar del LHD Juan Carlos I continúa con éxito

El proceso de marinización del radar Lanza del LHD Juan Carlos I de la Armada española continúa con éxito, según ha podido saber Infodefensa.com en fuentes técnicas del sector totalmente solventes. Dicho proceso comenzó tras la entrega del buque a la Marina ya que se trata de pruebas propias de la “puesta a punto del buque” que “no está operativo pese a la entrega” hasta pasados dos años, continúan las fuentes.
La marinización del radar se está desarrollando por el fabricante, Indra, y se trata de un procedimiento normal “teniendo en cuenta de que estamos hablando de un prototipo”, indican las fuentes contrastando lo publicado en un diario económico de tirada nacional en el que se afirmaba que tanto el radar como el sistema de combate del L-61 Juan Carlos I se encuentran averiados.

Puestos en contacto con Navantia, fabricante del LHD, y la Armada española, propietario del buque, en ninguno de los casos desearon hacer comentarios.

Las fuentes técnicas citadas anteriormente indicaron a Infodefensa.com, sin embargo, que no se trata de averías. El radar Lanza se encuentra en un proceso de marinización del sistema – la llamada versión Lanza-N- cuyas últimas pruebas concluyeron con “menores incidentes de los esperados”, ya que el Juan Carlos I es el primer buque de la Armada que incorpora el nuevo radar de desarrollo nacional.

En el caso del Scomba – (Sistema de Combate de los Buques de la Armada), desarrollado por Navantia FABA, “a día de hoy está perfectamente operativo”, excepto en pequeños aspectos relativos precisamente a la integración del sensor radárico Lanza-N.

El buen funcionamiento demostrado por el SCOMBA ha llamado incluso la atención ya que también es muy novedosa la integración de este sistema en buques de la Armada. Anteriormente solo se había instalado una versión simplificada en el BAC Cantabria, unidad entregada muy poco antes que el L-61.

El Juan Carlos I (L-61), entregado a la Armada española el 30 de septiembre del pasado año, cuenta con 230,82 metros de eslora, 32 de manga y 27.500 toneladas de desplazamiento a plena carga. Asimismo se puede permitir una dotación reducida, 250 personas, gracias a la máxima automatización. Puede embarcar a más de 1.450 personas por periodos de hasta un mes. El 20% de la habilitación está previsto para personal femenino y destaca por su capacidad hospitalaria.

La propulsión es de tipo CODLAG (COmbined Diesel-eLectric and Gas turbine) que combina dos motores MAN y una turbina de gas General Electric. Dispone de dos cámaras de máquinas separadas. Una a popa albergando la turbina de gas y el correspondiente sistema de producción de energía eléctrica. La segunda está ubicada en proa y aloja dos motores diesel con los correspondientes generadores. Los elementos de impulsión son dos pods azimutales en popa, cada uno con un motor eléctrico de 11 megawatios que acciona dos hélices, una delantera y otra trasera.

Se han instalado prototipos de bastantes equipos y sistemas como los sistemas de estanqueidad de zonas de fuego en las grandes cubiertas de hangar y garaje, mediante mampararos desplegables o los mencionados radares de la familia Lanza desarrollados por Indra y el sistema de combate Scomba de Navantia FABA.

La clase Juan Carlos I fue seleccionada por la Real Marina Australiana, tras un riguroso concurso internacional, para dotarse de dos buques LHD -Camberra y Adelaide- que serán en un 90 por 100 similares al cabecera de serie español. El contrato fue firmado el 23 de noviembre de 2007. La construcción de ambos buques será realizada por Navantia y el astillero australiano BAE Systems Australia Defense, con un reparto de tareas aproximado de un 80 y 20 por 100, respectivamente.

Fuente :(Infodefensa.com) A.V. Suárez

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar