miércoles, 25 de julio de 2012

¡Santiago, Santiago! ¡España, España!

 

25 de julio. Celebración del Patrón de España





Con estos gritos de guerra la Reconquista avanzaba hacia el sur, recuperando la Hispania perdida ante la invasión musulmana. También se gritaba ¡Santiago! y, a continuación, ¡Cierra, España! con el sentido de "atacad, españoles"; cerrar era acometer al enemigo.

Es indiscutible la importancia que ha tenido la devoción a Santiago en la construcción de la Nación española y aún de la de Europa. Desde los primeros siglos de nuestra Era, los hispanos creían firmemente en la temprana presencia evangelizadora en sus tierras de Santiago el Mayor, el Hijo del Trueno, uno de los discípulos preferidos de Jesús de Nazaret.

Esta creencia en la presencia física de Santiago no era superficial pues estaba multiplicada por otro hecho extraordinario, otra antigua tradición firmemente arraigada, la que relata que, estando en César Augusta, hoy Zaragoza, desanimado por sus escasos resultados, Santiago recibió la visita real, en carne mortal, de la Virgen María que había ido a reconfortarle. De ahí nace la universal devoción a la Virgen del Pilar.
En las batallas y en la retaguardia

Santiago está presente en la recuperación de España de dos modos principales. El primero es que, ya desde la primera victoria significativa de Clavijo (año 844), se le tiene como protector, se le pide que ayude en las batallas contra los infieles, lo que sin duda hace porque incluso se asegura que se le ha visto cabalgando en un caballo blanco. La creencia llegó al extremo de conservar las huellas que su caballo dejó en la batalla de las Navas de Tolosa (año 1212). Las deudas de agradecimiento contraídas con él por su ayuda dieron pie al establecimiento del Voto a Santiago, que viene repitiéndose año tras año en la celebración de su día. La firme creencia en su protección y también en su presencia milagrosa se convirtieron en habituales y su 'eficacia' en las batallas le hizo merecedor del título de Santiago Matamoros.
Si, por una parte, los guerreros hispanos creían que Santiago les ayudaba en las batallas, de otro modo, los fieles creyeron firmemente en el descubrimiento, hacia el año 813, del enterramiento de sus restos mortales. La devoción al santo creció de modo tan extraordinario que se extendió por el resto de la península Ibérica y tras los Pirineos, convirtiéndose Santiago de Compostela, gracias a la Bula del 25 de julio de 1178 promulgada por el papa Alejandro III, en uno de los tres grandes destinos de las peregrinaciones cristianas, junto con Jerusalén -con sus tremendas dificultades causadas por el dominio musulmán- y Roma -la Sede Papal-.
Por ello no había un único Camino de Santiago, como hoy se expresa. Del mismo modo que abundan por todos los rincones de la Europa cristiana las iglesias dedicadas a su culto, hasta en la península escandinava, de cada lugar partía 'su' camino hacia Santiago de Compostela.
Patrón de España

Muchas poblaciones han recibido su nombre, del mismo modo que su patronazgo se extiende por todo el orbe cristiano. El tradicional reconocimiento del patronazgo de Santiago sobre toda España -lo citan Cervantes y Quevedo en sus obras- fue proclamado oficialmente por el Papa Urbano VIII en 1630 a instancias del Rey Felipe IV.
La vinculación directa de Santiago con los ejércitos de España se encuentra en la orden medieval de monjes guerreros, el nombre desde el siglo XVIII de uno de los regimientos del Arma de Caballería y, desde 1943, formando parte del emblema del Ejército de Tierra, que acoge la cruz roja en forma de espada.

Antonio Manzano
http://www.revistatenea.es  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar