miércoles, 23 de abril de 2014

El liderazgo norteamericano en sistemas no tripulados


 


Por encargo del Pentágono el Center for Strategic and International Studies (CSIS) ha elaborado un estudio titulado Sustaining the US Lead in Unmanned Systems. Military and Homeland Considerations through 2025 que analiza las perspectivas que se plantean para mantener el liderazgo norteamericano en estos sistemas en 2025.

La tesis planteada es que el liderazgo norteamericano en el empleo y desarrollo de tecnologías de sistemas no tripulados está en riesgo y que hay que actuar para mantenerlo. Para ello se presentan una serie de recomendaciones que parten de dos premisas de partida: por un lado la legislación y normativa debe mantenerse o modificarse lo menos posible, y el nivel de inversiones debe permanecer adecuado a un escenario futuro que es más restrictivo del que se ha disfrutado en los Estados Unidos en las últimas dos décadas.

 
El supuesto declive de la supremacía norteamericana viene de la mano de dos factores que están ligados entre sí. En primer lugar el repliegue de Afganistán que puede hacer perder el interés militar por explorar nuevas posibilidades para estos sistemas. En segundo lugar, y relacionado con el anterior, desde el punto de vista financiero las reducciones presupuestarias afectarán de forma especial a unos sistemas cuyas adquisiciones han estado ligadas fuertemente a las necesidades derivadas de los escenarios operativos.

El repliegue de Afganistán se produce cuando la integración de sistemas no tripulados en los conceptos de empleo no está suficientemente consolidada y puede perderse la experiencia obtenida si no se plantean estrategias globales ligadas al desarrollo de conceptos y la experimentación.

 
El inventario de sistemas en las Fuerzas Armadas norteamericanas, unos 11.000 en total, parece haber satisfecho las necesidades militares de tal forma que las fuerzas norteamericanas corren el riesgo de acomodarse en su posición actual. Otros países, que han realizado menores esfuerzos en el pasado, pueden sacar ventaja comparativa.

Los conceptos de operación que integren sistemas tripulados y no tripulados deberán potenciarse. En este sentido, como ejemplo, se menciona el caso de integrar los sistemas de transmisión de datos entre helicópteros Apache y UAS RQ7B Shadow, y de estos con unidades de superficie.

 
Una necesidad de interacción que otros países también han extraído como lección aprendida de las operaciones en Afganistán. En el caso de los sistemas terrestres (UGS) el fracaso del programa FCS ha retrasado su implantación y han sido los perdedores en un programa que, en origen, era excesivamente ambicioso y no sólo por la necesidad de desarrollar sistemas no tripulados de forma extendida. 

Por su parte la Armada está más interesada en el desarrollo de sistemas submarinos (UUVs) que pueden representar una tecnología disruptiva pero que, al mismo tiempo, presentan el riesgo de hacer perder la ventaja de las fuerzas navales convencionales frente a amenazas asimétricas.

Como recomendación el informe plantea el desarrollo de una campaña institucional interna para promover el uso de sistemas no tripulados y sus ventajas en todos los niveles de mando. La difusión de las experiencias obtenidas en combate, por aquellos mandos que han vivido en la realidad las ventajas de su empleo, deben ser aprovechadas a pesar de que en el futuro inmediato pueda haber una menor presencia exterior y la demanda operativa disminuya.

 
El informe no cuestiona el importante potencial de desarrollo tecnológico, subrayando sobre todo las aplicaciones en el mercado civil. Lo que se pone en duda es la ratio coste-eficacia de unos sistemas que se encarecerán progresivamente y que pueden perder las ventajas de costes sobre los tripulados, especialmente en los sistemas aéreos tipo MALE/HALE que, además, encontrarán cada vez más dificultades de operación en ambientes congestionados. 

Para evitar esta desventaja se plantea la necesidad de fomentar el desarrollo de tecnologías software y de equipos de misión que puedan integrarse en las plataformas existentes. Por el contrario, en sistemas pequeños, se plantea el extremo opuesto, sistemas que sean cada vez más desechables por lo que sus costes deben mantenerse en unos márgenes razonables.


 
Quizás los aspectos más interesantes son los que se plantean desde el punto de vista orgánico. Por un lado, un factor ralentizador de la ventaja obtenida es la excesiva competitividad entre Ejércitos y que puede hacer perder de vista la unidad de criterio en unos sistemas estratégicos. 

El debate por controlar las plataformas debe abandonarse para pasar a la integración de los sistemas en los procedimientos de combate, sobre todo en el dominio ISR, dónde se reclama una mayor participación de la comunidad de inteligencia. 

Desde el punto de vista de la organización se menciona que el Pentágono no cuenta con un institutional champion en materia de sistemas y tecnologías no tripuladas. 

La oficina de programa JSF está dirigida por un general de tres estrellas mientras que los UAS están siendo impulsados por niveles inferiores. Según el informe, a pesar de los avances producidos desde que en 2003 se iniciara la elaboración de planes específicos, todavía hay una excesiva tensión entre organismos debido a una dirección estratégica que se juzga como demasiado débil.

 
Desde ese punto de vista el informe recomienda establecer una oficina específica, que coordine, integre, planifique y gestione todas las actividades realizadas en el Pentágono sobre tecnologías y sistema unmanned

Esta oficina debe jugar un papel esencial en la coordinación entre las comunidades operativa, científica e industrial. Una de sus misiones fundamentales será la de prestar colaboración al Estado Mayor Conjunto en materia de adiestramiento y desarrollo de conceptos y experimentación.

En definitiva, en un marco con menor demanda operativa en el exterior y restrictivo desde el punto de vista financiero se plantean medidas relacionadas con el desarrollo de procedimientos de empleo, desarrollo de tecnologías con costes asumibles y el establecimiento de estructuras que canalicen los esfuerzos y permitan aprovechar al máximo los recursos disponibles.

(Infodefensa.com) Por Carlos Calvo González-Reguera
CARLOS CALVO GONZÁLEZ-REGUERAL es Coronel de Infantería DEM
Infodefensa.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar