jueves, 20 de agosto de 2015

El cañón rotativo GSh-6-23M: un arma para 'Terminator'

Alligator

 Un helicóptero Ka-52 Alligator. Fuente:AP

 
Hace 35 años, en 1980, entró en funcionamiento el cañón de aviación GSh-6-23M. Los constructores rusos superaron a los ingenieros de la ametralladora Gatling y crearon un arma moderna para los  helicópteros y aviones de combate.
 
Todos recuerdan la escena de la película Terminator 2, cuando Arnold Schwarzenegger abre fuego con un arma rotativa de seis cañones, convirtiendo en pedazos un coche de la policía en solo un par de segundos. 

Se trataba de la ametralladora de aviación M134 Minigun, que solo podía mantener en las manos durante la ejecución del fuego Terminator, ya que el peso de esta arma es de 76 kilos y su culatazo al disparar es de entre 70-130 kilos. 

Las máquinas pueden aguantar esa carga pero Terminator podría disparar de forma autónoma solo con una pieza de artillería del tipo GSh y no con un Minigun estadounidense.

Los constructores soviéticos Vasili Griazev y Arkadi Shipunov, a diferencia de sus colegas norteamericanos, crearon un sistema accionado por los gases del disparo, que proporciona autonomía a la ametralladora. M134 Minigun tiene que ser propulsado mediante un sistema eléctrico, es decir, los cañones funcionan con una batería. 

Es por eso que en la película los directores tuvieron que esconder los cables de alimentación bajo las piernas de Arni. En la película Depredador uno de los personajes también utiliza una Minigun. 

Los cañones rotativos con una potencia de fuego de huracán son muy populares en los EE UU, cosa que no es sorprendente ya que el inventor del sistema Gatling fue el estadounidense Richard Gatling, que en 1862 creó la ametralladora multicañón con una cadencia de fuego ininterrumpida.

En las películas modernas de superhéroes normalmente muestran los “hijos menores” del sistema Gatling, de menos peso y calibre, pero  sus cañones clásicos tienen un calibre de entre 23 y 30 milímetros y se instalan en aviones, helicópteros y barcos. 

Sin embargo, son pocos los que saben que fue precisamente gracias a los constructores soviéticos que el sistema Gatling vivió un segundo nacimiento. Éstos aumentaron la velocidad de tiro hasta 10.000 disparos por minuto, lo que permitió el uso de esta arma en aviones para destruir objetivos aéreos.

En la Segunda Guerra Mundial los pilotos se enfrentaron al problema de combinar la velocidad de vuelo y los ataques a blancos terrestres y aéreos. En tanto que la velocidad del ataque era de 100 m/s, con una ametralladora con una cadencia de fuego de 600 disparos por minuto los impactos de bala se iban sucediendo cada 10 m. La amplitud de los impactos de los disparos todavía era más grande durante el transcurso de una batalla aérea. 

Los norteamericanos consiguieron crear el arma de seis cañones con una alta cadencia de  tiros en 1959, se trataba de la M61 Vulcan con una velocidad de 4.000 tiros por minuto. Los constructores soviéticos Griazev y Shipunov inventaron un arma aérea similar, GSh 23, pero con doble cañón automático. Sin embargo, las autoridades soviéticas decidieron detener su construcción.

Inspiración de Vietnam

A mediados de los años 1960 Arkadi Shipunov consiguió visitar Hanoi (Vietnam), donde tenía lugar el enfrentamiento entre los guerrilleros vietnamitas prosoviéticos y las fuerzas norteamericanas. 

Al regresar, Shipunov informó al ministro de Defensa de la Unión Soviética, Dmitri Ustínov, sobre la potencia de M61 Vulcan y recibió el permiso para crear un cañón soviético del sistema Gatling. Shipunov y Griazev se pusieron manos a la obra para perfeccionar su GSh-6—23 y en 1974 instalaron el cañón en un barco como sistema de defensa antiaérea y después en los aviones de caza MiG-31 y Su-24. 

Los helicópteros de ataque también recibieron “el arma de Terminator”, el cañón GSh-6-23 también se puede instalar en las hélices de Ka-52.

El cañón que resultó de los trabajos de Griazev y Shipunov, superaba al M61 Vulcan en todos los parámetros técnicos. Si el Vulcan disparaba 4.000 cargas por minuto, el GSh-6-23 realizaba 6.000 disparos y más adelante, tras su modificación, 10.000 por minuto, lo que supone 180 cartuchos por segundo. 

El cañón soviético para aviación pesaba casi dos veces menos que su análogo estadounidense: 73 kilos frente a los 112. Este factor era importante para la maniobrabilidad de los aviones. 

Por primera vez en el mundo Shipunov y Griazev crearon un potente sistema de propulsión de gases del disparo, pero a la vez de pequeño volumen y ligero, mientras que los norteamericanos utilizaban sistemas eléctricos que exigían tener reservas de baterías para recargarlos.

El resultado fue que la flota marítima y la aviación recibieron “el arma de Terminator” a la que era difícil hacer frente. Por ejemplo, en las maniobras el papel de blanco siempre lo cumplen los blindados ya que los coches corrientes, los camiones y los aviones quedan deshechos en pedazos, dejando tras de sí pequeños trozos.

http://es.rbth.com 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar