lunes, 3 de agosto de 2015

Rusia en la guerra mundial contra el terrorismo islámico

 

TASS_152669_468.jpg
 Fuente:TASS / Valeri Matítsin 
 
El 1 de agosto Rusia puso en funcionamiento una línea de directa para que los ciudadanos que tengan familiares o conocidos captados por el EI puedan informar a las autoridades. Al mismo tiempo, los analistas rusos recomiendan usar métodos alternativos para vencer a los terroristas. Hemos hablado con ellos y nos han contado cómo prosigue la batalla contra los radicales.
 
El 1 de agosto la Cámara Pública de Rusia puso en funcionamiento una línea directa de atención a los ciudadanos que tengan familiares que compartan la ideología de Estado Islámico (la organización ha sido declarada terrorista en el territorio del país) o que hayan podido partir hacia Siria para luchar bajo su égida.

La Cámara considera que actualmente la “línea” ya era una “necesidad”. Tal como explicó a RBTH Elena Sutórmina, presidenta de la Comisión de la Cámara Pública para el desarrollo de la diplomacia pública y el apoyo a los compatriotas que residen en el exterior, se tomó la decisión de abrir la línea después de la huida de la estudiante Varvara Karaúlova. En junio la chica fue arrestada en la frontera turco-siria. Según la versión de la investigación, había sido reclutada por los islamistas radicales.
La “línea directa de atención” ofrece ayuda psicológica y asesoramiento para no acabar siendo víctima de los reclutadores.

Reducir la tasa

Además de las declaraciones oficiales que indican que “la presencia del EI dentro de nuestras fronteras es real”, también llegan noticias sobre intentos de reclutar a jóvenes musulmanes y emigrantes en las regiones (al último, el EI le ofreció un “salario mensual” de 50.000 rublos, unos 880 dólares).

Además de esto, a finales de junio apareció un video en Internet donde se informaba de que los grupos clandestinos del Cáucaso Norte habían jurado lealtad al EI. En realidad “aún es pronto para que cunda el pánico”, considera Vitali Naúmkin, director del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de las Ciencias de Rusia.

En una entrevista con RBTH, Naúmkin ha declarado que esta prestación de juramento virtual no significa que “todas las células del Cáucaso Norte estén dirigidas desde un único centro”, sino que “las fuerzas del orden rusas han empezado a restringir su actividad de una forma más efectiva”.

Un nuevo proyecto del Islam

Los expertos admiten que hasta ahora el principal método para luchar contra los radicales del país han sido las operaciones violentas. Pero limitarse a aplicar la línea dura resulta poco efectivo, “aunque sin ella es imposible solucionar el problema”, considera Serguéi Markedónov, docente de la Cátedra de Estudios Regionales del Extranjero y Política Exterior de la Universidad Estatal de Humanidades de Rusia, especialista en Transcaucasia y el Cáucaso del Norte.

“Puede que estos radicales se evaporen, pero dentro de 3 o 4 años empezarán a reproducirse de nuevo, porque el propio medio que los motiva no desaparece. Necesitamos más “fuerza blanda”. En particular, es mucho más importante la ideología, “trabajar con los cerebros”, cree él.

“Tener la oportunidad de volver”

Pajómenko explica que hace unos años los métodos de la fuerza blanda también se aplicaban a quienes ya habían estado del lado de los combatientes radicales. En Daguestán desde 2010 funciona una Comisión para la Adaptación de los Combatientes. “Muchos de ellos no llegaron a perpetrar crímenes graves. Se equivocaron, y les dieron la oportunidad de retomar una vida pacífica. Tener la posibilidad de volver es muy importante –señala–. La gente se entregaba”.

Pero con los preparativos para las Olimpiadas el diálogo se interrumpió, la Comisión aminoró su labor y lo único que se consiguió empleando métodos violentos fue encarnizar a la gente. Como consecuencia, dice Pajómenko, actualmente Daguestán y Chechenia son líderes en cantidad de combatientes que han partido hacia Siria para hacer la Yihad.

Actualmente la Comisión ha reanudado su actividad, por ahora solo en Ingushetia, “vemos que hay personas en el poder que entienden que es imprescindible aplicar estas medidas”, dice Pajómenko. Es cierto que hay dificultades. Una de ellas es volver a convencer a la gente de que es posible cooperar y entregarse sin temor a ser engañado”.

Ekaterina Sinélschikova
http://es.rbth.com 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar