viernes, 31 de agosto de 2012

La "Operación Estaca" despeja la ruta Lithium

 


"Operación Estaca". Este es el nombre de la misión de reconocimiento de las tropas españolas en la ruta Lithium, que une Qala i Naw y Bala Murghab, durante los dos últimos días. Dos días de trabajo en los que han "robado la iniciativa" a los insurgentes, que tuvieron el miércoles diez muertos y entre seis y ocho heridos durante las casi once horas en las que se prolongó el fuego cruzado. España sufrió una baja, el paracaidista J.F.F., de 27 años, herido en las dos piernas y que se encuentra "francamente bien", según el coronel Luis Cebrián, jefe del contingente desplegado en la Qala i Naw.
"El golpe que se les ha ocasionado ha sido importante", aseguró el coronel Cebrián en una entrevista con un grupo de periodistas españoles en la base Ruy González de Clavijo de Qala i Naw. "Si bien no vamos buscando el contacto ni el combate, las fuerzas aquí desplegadas tampoco vamos a rehuirlo en el momento en el que se nos enfrenten. Y, en ese sentido, creo que les hemos robado la iniciativa y que les hemos pillado desprevenidos. Si logramos mantener ese tipo de actitud, será bastante beneficioso para controlar cuáles son sus capacidades futuras".
La 13ª compañía y la plana mayor de la III Bandera llevaron el peso de la operación, que comenzó con la salida del convoy de la base Ruy González de Clavijo en la madrugada del pasado martes y que concluyó ayer jueves, con el regreso de los militares a Qala i Naw sobre las 19.00 (hora local, 2 horas y 30 minutos menos en España). El objetivo era claro: despejar la ruta Lithium para que los trabajos de "gravelado" puedan continuar a partir de este viernes con seguridad.
Las tropas españolas llegaron el martes al puesto avanzado de combate Bernardo de Gálvez (COP, por sus siglas en inglés) de Ludina, donde se planeó la operación. Es un lugar conocido para la compañía, que estuvo en el COP hasta el pasado 1 de agosto, en un despliegue que comenzó cuando tomó el relevo en Afganistán, el 1 de junio. Y es probable que vuelva a desplegar allí.
Una acción que comenzó de madrugada para sorprender a los talibanes
El contingente durmió en una base de patrulla en un punto marcado en la ruta y a las 4.00 de la mañana del miércoles comenzó la patrulla a pie por las cercanías de las poblaciones de Laman y Mangan, una zona en la que el pasado viernes 17 de agosto los insurgentes colocaron dos IED que explotaron al paso de un convoy español que apoyaba el repliegue italiano y estadounidense. Antes, como habitualmente realiza, un avión no tripulado, UAV, Raven de la base de Qala i Naw hizo un vuelo de reconocimiento.
La acción española sorprendió a los insurgentes, que dispararon, según fuentes de Defensa, desde las 5.00 de la madrugada. Los combates se prolongaron durante toda la mañana y, en una de esas acciones, hirieron al paracaidista J.F.F., al que una bala atravesó la pierna derecha, con salida en dos trayectorias, antes de quedar alojada en la pierna izquierda.
Los hostigamientos concluyeron con la llegada del apoyo aéreo de la ISAF. Primero, aviones F-15 estadounidenses y, posteriormente, helicópteros Apache, unos medios que hicieron que los insurgentes, entre los que se confirmaron diez muertos y entre seis y ocho heridos, huyeran en varias motocicletas.
Como estaba previsto, las tropas españolas pasaron la noche del miércoles al jueves durmiendo de nuevo en un puesto de base de patrulla y comenzaron una patrulla a pie por la zona a las 4 de la madrugada de ayer. Sin hostigamientos, todo salió "según lo previsto", explican fuentes militares.
Una vez concluida la misión, el contingente regresó a la base de Qala i Naw, en un viaje en el que el convoy empleó más de 9 horas, casi el triple de lo que es habitual, porque se extremaron las medias de seguridad en previsión de que los insurgentes hubiesen colocado explosivos improvisados (IED) en el camino. "Muy probablemente, en la zona en la que sufrieron el golpe, bajará el nivel de actividad. Pero tienes zonas adyacentes en las que, o bien pueden maniobrar a la zona que ya liberamos, o bien pueden dedicarnos su atención con nuevas acciones de hostigamiento. Y sobre todo con su táctica favorita, que son los IED", explicó el coronel Cebrián.
España cumplirá, Italia no se sabe aún
La Operación Estaca se planeó para que las tropas españoles tuvieran más presencia en el tramo de la Lithium que discurre por los pueblos al norte de Ludina, una zona mayoritariamente pastún en la que los insurgentes gozan de una buena acogida. Sin seguridad no se pueden levantar los "alfas", como se conoce a las pequeñas construcciones con sacos terreros y "hesco bastion" en las que los soldados españoles hacen turnos de 48 horas vigilando el avance de las obras. La zona de la ruta en el que se trabaja ahora es, a priori, más sencilla y menos montañosa que la que se ha acondicionado hasta ahora, por lo que la previsión es que el "gravelado" avance más rápido.
La actividad en la ruta Lithium recobrará hoy su ritmo normal, después del parón del Ramadán, en el que los empleados afganos y los musulmanes de la empresa turca han trabajado bajo mínimos. Durante el último mes se han llevado a cabo obras en los puentes de la ruta, rellenando el encofrado y revisando las zonas ya terminadas, pero prácticamente no se ha avanzado en el acondicionamiento con grava del camino.
España se comprometió a dar protección a los trabajos entre Sang Atesh y Mangan, un sector de aproximadamente 35 kilómetros, de los que ya se han completado la mitad, aproximadamente. "Estamos en situación perfecta de garantizar que al final del despliegue de las fuerzas españolas en la zona sí habremos alcanzado Mangan y habremos dado protección a los trabajos del "gravelado". Mangan, en principio, lo hemos alcanzado y lo hemos superado. Lo que está pendiente de que llegue son los trabajos de afirmado y gravelado de la ruta", explicó el coronel Cebrián.
Lo que no parece tan claro es que pueda cumplir Italia, que está en plena fase de repliegue de sus tropas en el norte de Badghis y que se comprometió a proteger la construcción entre Mangan y Bala Murghab, vital para la provincia porque en esta última población se unen la ruta Lithium y la Ring Road, la circunvalación de todo Afganistán. "Han cumplido la misión de acuerdo con sus criterios nacionales y siguen instrucciones de su país dentro del programa que ellos han previsto de repliegue. Y ahí nosotros sólo tenemos respeto y todo el apoyo que necesiten para efectuar sus movimientos a través de nuestra zona de acción", dijo Cebrián.

Joaquín Calderón
http://www.revistatenea.es
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar