sábado, 25 de julio de 2015

Aniversario de la tercera derrota británica ante Santa Cruz de Tenerife

 


Aniversario de la tercera derrota británica ante Santa Cruz de Tenerife

Ante Santa Cruz de Tenerife se presentó una flota que no llegaba en son de paz. Los avisos de los vigías de la costa circularon rápidamente y se dio la alarma general a las tropas y a la población. 

Otra vez los tinerfeños estaban amenazados por una flota enemiga y revivieron los sufrimientos y las víctimas de los otros asedios de 1657 y de 1706, pero también recordaban que, en ambas ocasiones, consiguieron derrotar a los enemigos ingleses. Y la flota que se presentaba en este día también era inglesa.

Derrota ante Cádiz. Nuevo objetivo, Tenerife

Pocas semanas antes, el 5 de junio de 1797, el almirante inglés Jerwis había ordenado a su flota suspender los bombardeos de Cádiz y retirarse. No había logrado sus objetivos y estaba sufriendo demasiados daños por la firme resistencia de los defensores gaditanos y de la flota española allí concentrada, dirigida por el teniente general de la Armada José de Mazarredo.

Jerwis dirigió entonces su atención hacia Tenerife enviando a su segundo en el mando, el contralmirante Horacio Nelson, con su capitana Theseus y otros tres navíos –los buques de la época más poderosos- llamados Culloden, Zealous y Leander, tres fragatas –buques medianos y rápidos- Emerald, Seahorse y Terpsicore, un buque de enlace tipo cúter, el Fox, y la bombardera Rayo, capturada a los españoles en el anterior ataque a Cádiz. Entre todos sumaban casi 380 cañones y unos 1.500 hombres, tripulaciones aparte.

A lo largo de la costa de Santa Cruz de Tenerife había 16 fortalezas y reductos de diversa importancia, que sumaban 96 cañones en total. El teniente general Antonio Gutiérrez de Otero y Santayana estaba al frente de las tropas del archipiélago y contaba con un contingente de unos 1.700 hombres, entre los que destacaban, por ser tropas veteranas, el batallón de Infantería de Canarias y los artilleros. 

A ellos se sumaban una mayoría heterogénea de milicias y voluntarios, así como un centenar de marinos franceses, entonces aliados de España contra Inglaterra. El general Gutiérrez tenía un largo recorrido militar y ya había derrotado a los ingleses en las islas Malvinas y en Menorca.

En la mañana del 22 de julio, Nelson desembarcó más de ochocientos hombres en la playa de Valleseco, dos millas al noreste de Santa Cruz, para conquistar el estratégico castillo de Paso Alto que, con su docena de cañones, protegía la capital por ese lado. Pero, para su sorpresa, al llegar, un contingente de voluntarios españoles les atacó y les obligó a reembarcarse en sus lanchas y buscar el amparo de sus barcos. 

Nelson, reiterando la maniobra de entretenimiento, decidió que el día 24 se bombardearía Paso Alto, pero la artillería de este castillo sostuvo con los buques británicos un duelo a cañonazos que impidió que se cumplieran los planes de Nelson.

DESEMBARCO EN LA CAPITAL

El general Gutiérrez creía, con toda lógica, que el verdadero ataque sería a la ciudad y se estableció junto con el núcleo mayor de sus fuerzas en el castillo de San Cristóbal. En efecto, Nelson ordenó desembarcar en la capital, con el máximo silencio, en la madrugada del día 25; las lanchas no llevarían luces y el ruido de los remos se evitaría con ropas.

Cuando los vigías del navío español San Juan –que estaba anclado cerca de la ciudad-, les descubrieron, la defensa desencadenó un tremendo fuego de artillería. Uno de los proyectiles dio bajo la línea de flotación al Fox, que escoltaba las lanchas en las que iba la infantería de marina, y se hundió con todos sus tripulantes.

A pesar del efecto demoledor que este impacto causó en los atacantes, lograron desembarcar en el muelle, cuya estrechez facilitó la eficacia de los fuegos de los defensores tinerfeños que causaron a los británicos muchas bajas. Pero éstos insistieron en el desembarco, animados por el propio Nelson que, cuando se dirigía a sumarse al desembarco en una lancha, fue herido gravemente en el codo derecho por uno de los cañonazos de metralla. Fue evacuado al buque Theseus, donde el cirujano tuvo que amputarle el brazo. La tradición dice que este disparo procedía del cañón Tigre, fabricado en Sevilla treinta años antes, y hoy perteneciente al Museo Militar de Santa Cruz.

Al final, los ingleses desembarcados consiguieron avanzar hasta el convento de Santo Domingo y, refugiados en él, comprobaron que no podían seguir avanzando, batidos por la artillería y fusilería española. El callejón sin salida en el que se han metido ellos solos y la firmeza de los defensores dieron pie al proceso de alto el fuego y rendición de los atacantes. Tras ajustar el fin de los combates y la retirada, las tropas británicas desfilaron ante los tinerfeños vencedores y después lanchas españolas los trasladaron a sus navíos y se retiraron.

El contraalmirante Nelson y el general Gutiérrez intercambiaron cartas de cortesía, cuyo texto se recoge en el monumento conmemorativo levantado en Santa Cruz en recuerdo a los héroes del 25 de julio de 1797, con motivo del bicentenario de la gesta.

Las tres victorias en la memoria

Esta victoria de las tropas y los tinerfeños tuvo trascendencia en la ciudad, que la recuerda con diversas celebraciones y recreaciones. Por ella obtuvo Santa Cruz el título y privilegio de Villa -una de las categorías en que se dividían las localidades- ; y por la fecha de la defensa, el 25 de julio es el día de su santo patrono, Santiago Apóstol.

Como trofeo de aquella victoria se conserva la bandera de la fragata Emerald. Y el escudo de Tenerife, para eterna memoria de las gestas de sus defensores, incluye el león inglés tres veces decapitado: por la victoria de los tinerfeños en 1657 contra Blake, en 1706 contra Jennings y en 1797 contra Nelson.

Aurelio Valdés
http://www.onemagazine.es 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar