miércoles, 28 de mayo de 2014

Suiza: neutral, pacífica y ahorradora

 



 
El pasado mes de febrero, el copiloto del vuelo ET702 de Ethiopian Airlines, que partió de Addis Abeba y con destino en el aeropuerto de Roma/Fiumicino, secuestraba su propio avión y lo hacía aterrizar, con 202 pasajeros a bordo, en Ginebra, solicitando asilo político en Suiza. 

El final feliz de la historia, sin muertos ni heridos, ni daños materiales, puso no obstante de manifiesto las carencias de la defensa aérea helvética. Detectado el secuestro, aviones de combate Eurofighter italianos escoltaron al Boeing 767 mientras atravesó su espacio aéreo, transfiriendo después el control a 2 Mirage 2000 franceses, que hicieron lo propio hasta que aterrizó en Ginebra a las 6:00 h. de la mañana, dos horas antes de que abrieran las bases aéreas de su país. 

La neutral Suiza es un modelo a seguir en no pocos aspectos vinculados al desarrollo económico, dejando aparte la ética de su sistema bancario, un ejemplo en cuanto a su modelo de bienestar social y uno de los países que más lejos lleva la esencia misma del concepto democrático: sus ciudadanos son convocados a las urnas cuatro veces al año para pronunciarse sobre cuestiones de cualquier índole y alcance, federal o cantonal.

 
En este marco no es, pues, sorprendente –lo que en cualquier otro país lo hubiera sido– que la decisión sobre la compra de aviones de combate Gripen de la sueca Saab, un gasto de 2.500 millones de euros aprobado en septiembre pasado por las dos cámaras del Parlamento, pese a la oposición de la izquierda y de los verdes, fuera sometida a referéndum el 18 de mayo.

El asunto, resuelto con una tasa de participación del 56 por ciento y el voto en contra del 53,4, ha puesto fin a diez años de tortuosa discusión pública respecto al sí, o si no, y con qué afrontar la modernización de la Fuerza Aérea helvética. No habrá Gripen. Se cancelará así la operación pactada con Suecia y, como declaró el propio Gobierno, se examinará, junto con el Parlamento, las soluciones de reemplazo para cubrir las lagunas de seguridad que se han creado tras los resultados.

Someter a las urnas la cuestión puede ser tan llamativo como el hecho que  las bases aéreas del país tengan un horario de trabajo, desde las 8 de la mañana hasta las 12 y desde la 13:30 hasta las 17 horas y, al parecer, permanecen también cerradas durante la noche y el fin de semana por motivos presupuestarios y de personal.

 
Esto explica el que ningún F-18, ni F-5, suizo despegara el pasado febrero cuando el avión secuestrado se introdujo en su espacio aéreo. Sin duda, tras el concepto que el pueblo tiene del papel de sus Fuerzas Armadas, las amenazas a las que como nación está expuesta, sus necesidades de capacidades de defensa/ofensa y su papel en el contexto internacional se encuentra el histórico concepto de neutralidad del país.

Rozando la ironía, y al hilo de la compra de los Gripen, la diputada socialista Evi Allemann sostenía en el Parlamento que la compra de los aviones Gripen es un despilfarro oneroso e innecesario de dinero de los contribuyentes, recurriendo al ya clásico latiguillo del sería mejor invertir esa suma en la educación, el transporte o en el sistema de jubilaciones. 

Pero lo mejor vino después: a juicio de Allemann, Suiza no necesita nuevos cazas de reacción para hacer patrulla policial en su espacio aéreo, porque está rodeada de países amigos. Efectivamente: amigos sin horario de cierre en su bases aéreas y que asumen la necesidad y el gasto de mantener sus medios de defensa aérea.

http://www.defensa.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar