lunes, 13 de julio de 2015

Orión, el cazador gigante español que vigilará el Mediterráneo central



En la mitología griega, Orión era el nombre de un gigante cazador, natural de la región de Beocia, que perseguía a las 7 hijas del titán Atlas hasta que Zeus, para que acabara el acoso, las convirtió en estrellas -las Pléyades-. Orión es, pues, un nombre adecuado para un avión cuya misión es perseguir incansablemente sus objetivos. ¿Y cuáles son éstos? buques y embarcaciones de cualquier clase, incluyendo los submarinos. 

El Orión es un avión catalogado como ‘de combate’, que realiza misiones de patrulla marítima, guerra antisubmarina y salvamento y rescate.

El Ejército del Aire español tiene sus veteranos Orión –llegaron en 1973- en la Base Aérea de Morón, Sevilla, integrados en el 221 Escuadrón, que reúne los modelos P 3A y P 3B. De Morón parten normalmente para llevar a cabo sus misiones de vigilancia en el Mediterráneo y el Atlántico o integrarse en alguna operación aeronaval internacional como la de Somalia.

Es un avión muy fácil de reconocer, no ya por sus cuatro motores de palas anchas con las entradas de aire en la parte superior, sino por una prolongación de su fuselaje que sale hacia atrás más allá del timón de cola. Este extremo alberga uno de los muchos sensores que lleva a bordo el Orión y que es un ‘detector de anomalías magnéticas’. Es decir, contiene sensores que registran las minúsculas variaciones del campo magnético provocadas por la presencia de la gran masa metálica de un submarino aunque navegue sumergido, y así los detecta. 

Para el resto de misiones de vigilancia marítima cuenta con otros sensores –radar, receptores, etc.- y la capacidad de montar sonoboyas, cargas de profundidad, torpedos, etc.

Su fuselaje está lleno de mesas de control de los diversos sistemas de vigilancia, comunicaciones y ataque, por lo que la tripulación puede estar formada por casi una docena de especialistas.

Una particularidad del Orión es que, en las largas horas en las que va vigilando las áreas asignadas, puede apagar dos de sus motores y volar sólo con dos, y, además, puede poner las palas de las hélices de los motores parados en una posición que se llama ‘en bandera’, que es la que no ofrecen casi resistencia al aire. Con estas medidas, se obtienen buenos rendimientos y economías en el uso de los motores y en los consumos del combustible.

Antonio Manzano
http://www.onemagazine.es 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar