viernes, 20 de diciembre de 2013

EEUU desarrolla un arma nueva y costosa

 



Por muy lamentable que sea, la puja armamentista no ha pasado a la historia. El concepto estadounidense de ataque global inmediato obliga a Rusia a adoptar las contramedidas, reanimando, entre otras cosas, sus eficaces conceptos estratégicos.

El concepto de Ataque Global Inmediato (Prompt Global Strike, PGS) supone todo un entramado de medidas encaminadas a modernizar las existentes y crear armamentos estratégicos convencionales nuevos. En el primero caso se trata, en primer término, de misiles balísticos intercontinentales (MBI) de todos los tipos de emplazamiento con ojivas convencionales. Ahora se están diseñando misiles de crucero hipersónicos y aviones de combate no tripulados (drones), así como también hipersónicos que podrán cumplir misiones en la estratosfera.

La combinación de precisos instrumentos de guiados y velocidades supersónicas está llamada a garantizar el cumplimiento de esta principal meta: asestar golpes contra el enemigo en cualquier punto del globo en el curso de una hora, después de recibir la correspondiente orden. Los objetivos podrían ser los más diversos: paradero de líderes terroristas, bases logísticas de grupos radicales, órgano de mando militar del probable enemigo o rampas de lanzamiento de sus misiles.

Cae por su peso que un golpe global no sería asestado contra aliados como Arabia Saudí o talibanes, sino precisamente contra Rusia, opina Víctor Litovkin, colaborador de la Revista Militar Independiente (Rusia):
El sistema de golpe global inmediato es una empresa sumamente costosa. Los armamentos caros se diseñan para batir objetivos todavía más caros. Por lo tanto, al desarrollar dicho sistema, EEUU busca imponer su dominio a escala mundial y reducir las potencialidades de un golpe de represalia que con sus misiles estratégicos podrían asestar Rusia y, posiblemente, China.

 
Estos últimos días, el presidente ruso, Vladímir Putin; el viceprimer ministro, Dmitri Rogozin, y el viceministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov, han expresado su preocupación con motivo del concepto PGS. Los altos cargos oficiales de Rusia señalan que el PGS alteraría el equilibrio estratégico en el mundo, lo que, sin pecar de exagerados, está preñado de efectos apocalípticos para la humanidad.

Evidentemente, derrotar a EEUU empleando solamente armas convencionales sería muy difícil incluso para una coalición de países, opina Mijaíl Jodariónok, miembro del Consejo Público, adjunto a la comisión gubernamental para la industria de defensa:

Dado el avance de las FFAA de EEUU respecto a los Ejércitos de otros países, será de hecho imposible contrarrestarlas, empleando únicamente armas convencionales, de modo que únicamente las armas nucleares podrán garantizar la soberanía y la seguridad nacional de la Federación de Rusia.

Hace unos días, el comandante de las Fuerzas de Misiles Estratégicos, Serguéi Karakáiev, comunicó a la prensa que en el primer semestre del año entrante, los altos dirigente de Rusia recibirán los bocetos del “tren nuclear”, o sea, el complejo ferroviario capaz de transportar y lanzar misiles balísticos intercontinentales. Semejantes sistemas se habían incorporado en los arsenales todavía en la época de la URSS, pero fueron retirados del servicio operacional en 2005, a tenor con el Tratado de reducción de armamentos estratégicos ofensivos (START-2), suscrito en 1993 por los presidentes de la Federación de Rusia y EEUU, Boris Yeltsin y George Bush.

 
Aquel documento que, en opinión de Mijaíl Jodariónok, obedecía antes que nada a unos intereses políticos pasajeros, hizo una considerable mella en el poderío defensivo de Rusia en general y en el de las Fuerzas de Misiles Estratégicos, en particular. De todas formas, el nuevo Tratado START-3, firmado en 2010 por el entonces presidente ruso Dmitri Medvédev y su homólogo estadounidense, Barack Obama, no prohíbe el desarrollo de nuevos sistemas de misiles
.
Desde luego, los “trenes nucleares” serán recuperados con empleo de los últimos adelantos tecnológicos que amplían mucho sus prestaciones. Es un arma que Rusia necesita en sumo grado, está convencido Mijaíl Jodariónok:

Mientras el probable enemigo conoce bien las posiciones de estacionamiento de las lanzaderas fijas, digamos, las terrestres, no puede decirse lo mismo en relación con los “trenes nucleares” que estarán en constante movimiento y serán una fuerte arma de disuasión del probable enemigo. Producidos en cantidades suficientes y difíciles de detectar podrán dar una merecida réplica al agresor.

Los “trenes nucleares”, como es de esperar, no sería la única respuesta del Kremlin tanto al sistema europeo de defensa antimisiles como al PGS. A juzgar por todo, Rusia ya ha comenzado a adoptar contramedidas para neutralizar las amenazas tanto existentes como futuras. 

Hace poco, las unidades militares acantonadas en las fronteras occidentales y sureñas de Rusia recibieron sistemas de misiles tácticos Iskander. Realmente, la Federación de Rusia sería un objetivo demasiado costoso para un adversario hipotético.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar