viernes, 30 de noviembre de 2012

Batalla por islas

 
 
япония береговая охрана япония Сенкаку Дяоюйтай спорные острова Китай Япония

 
2012 ha pasado a ser un año decisivo para muchos conflictos territoriales.

Pese a que hay aún un trecho bastante largo para la reconciliación de algunos países, se aclaró por qué se riñen los estados. Cada conflicto se basa en la economía y la lucha por los minerales útiles.
En el centro de todas las disputas territoriales de 2012 se encuentra Japón. Pretende declarar sus derechos sobre islas de países vecinos y lograr aunque sea un resultado positivo. Lo que pudiera sentar un precedente para la solución de los demás conflictos. Hace poco parecía que así se manifestaba el complejo de Estado insular y el saber de apreciar cada pedazo de tierra. Ya durante casi cincuenta años Japón y Corea no pueden dividir viarias islas pequeñas en la parte del Mar del Este (Mar de Japón). Los coreanos las llaman las islas Dokdo y los japoneses las Takeshima. Actualmente las controla Corea. 
 
A diferencia de las Kuriles del Sur que pertenecen a Rusia, allí prácticamente no se puede vivir, lisa y llanamente no hay donde vivir, son tan chicas. De modo que los países no disputan por ciento ochenta y ocho metros cuadrados de tierra, sino por el mar que las rodea, explica Konstantin Asmolov, colaborador científico del Instituto de Estudios sobre el Extremo Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia.
—En el marco del actual panorama del mundo cualquiera piedra que aflora del agua no es una piedra como tal sino piedra que tiene en torno suyo doscientas millas de zona económica exclusiva. Correspondientemente, esto significa plataforma, pesca y muchas cosas más.
De la manera más aguda se acentuó en 2012 la lucha con China por las islas Diaoyuidao o Senkaku, como las llaman los japoneses. En septiembre el gobierno de Japón compró al propietario privado tres islas de las cinco. China exigió anular este acuerdo y envió hacia el archipiélago cuatro lanchas patrulleras. Japón censuró estos actos y amenazó con usar la fuerza. La tirantez de este conflicto se debe a que al lado de las islas Senkaku se encuentra un yacimiento de gas natural, dilucida Pável Kamennov, experto del Instituto de Estudios sobre el Extremo Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia.
—Hace cuatro o cinco años, hubo un intento de llegar a un acuerdo entre estos dos países y organizar una cooperación económica en esta zona antes de resolver el conflicto. Pero surgieron desavenencias en la línea de delimitación del yacimiento. Por eso el problema de las islas Senkaku-Diaoyuidao sigue sin dirimir.
El conflicto repercutió negativamente en la economía de ambos países. En septiembre en China se produjo una ola de manifestaciones anti-niponas. De la manera más grave sufrieron las empresas automovilísticas. En el otoño de este año las ventas de coches japoneses, como Toyota, Mazda, Honda y Nissan, en China disminuyeron en dos veces, aproximadamente.
Con Rusia Japón prosigue en su conflicto por las Kuriles del Sur tan solo por la línea diplomática. Debido a esta disputa entre los países no ha sido firmado el tratado de paz. En julio, después de la visita del primer ministro Dmitri Medvédev a las Kuriles, los japoneses volvieron a exigir la devolución de las islas. Moscú se negó -y con razón- a transigir. Para ella, igual que para Japón, poseer las Kuriles del Sur no es solo cuestión del honor. En torno a las islas han sido descubiertos importantes yacimientos de indio, hafnio, selenio y telurio, metales que conforman la principal base de “tecnologías verdes”.

vs/mo
Anastasía Pérshkina  / http://spanish.ruvr.ru

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar