miércoles, 28 de noviembre de 2012

Instalaza, direcciones de tiro VOSEL y simuladores Saara para Alcotán-100


 

 



 
4.386.621 euros es el monto total de los dos contratos que le han sido adjudicados al fabricante Instalaza para el suministro de simuladores Saara para sistemas de armas Alcotán-100 y C90 (por valor de 748.422,08 euros y número de expediente 209112012013900) y, con número de expediente 209112012013600 y también procedimiento negociado sin publicidad, la adquisición de direcciones de tiro VOSEL y su apoyo logístico asociado, este segundo contrato por valor de 3.638.199,6 euros con impuestos. Ambos han sido tramitados por la Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico.
Asimismo, la Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico ha convocado una licitación por 3.377.072,49 euros para la adquisición de municiones Alcotán ABK, Alcotán-BIV y cartuchos para entrenador Alcotán TR-ALC (número de expediente 209112012024300, procedimiento negociado sin publicidad y tramitación urgente) con plazo de presentación de oferta hasta el 3 de diciembre de 2012.
El Alcotán 100 es un arma de infantería, de 600 metros de alcance, con dirección de tiro optrónica, reutilizable  y con total capacidad día/noche, telemetría láser, sensor de desplazamiento lateral del blanco, y presentación del punto futuro. Tiene tres tipos de munición específicos para diferentes blancos, anti-tanque, anti-blindaje / fragmentación y anti-bunker, que pueden dispararse desde espacios cerrados.

El proyecto de adquisición del lanzagranadas Alcotán-100 arrancó en el año 2003. Surgió para dotar a las unidades de Infantería y Caballería de un sistema que incrementase la potencia de fuego de las pequeñas unidades hasta media distancia.
Tras varias mejoras y modificaciones, la versión M2 ha mejorado la primera, de la que sólo queda un remanente de munición que, en cuanto se termine, conllevará su desaparición por problemas de incompatibilidad con la nueva, que ofrece mejores prestaciones y capacidades y cuyo manejo es aún más rápido y sencillo, según informaba el pasado abril el Ejército.
La distribución de estos nuevos sistemas comenzó en el año 2009, entre las unidades de la Fuerza —de Infantería Ligera, Caballería e Ingenieros—, a donde irán a parar los más de medio millar de lanzagranadas y las casi 300 direcciones de tiro previstas. El sistema se completa con un simulador y un entrenador, de los que se prevé entregar 23 y 53, respectivamente.
Dirección y munición
El Alcotán-100 es un arma ligera, que se coloca sobre el hombro para disparar, y que tiene un alcance superior a 500 metros. Cubre el rango intermedio entre el lanzagranadas C-90 y el misil Spike, y sus características le permiten batir una amplia variedad de blancos, como los actuales carros de combate dotados con los blindajes más modernos. Tiene un bajo retroceso y su firma visual y acústica es mínima.
El sistema está formado por dos componentes principales: por un lado, la munición; y por otro, la dirección de tiro. La munición está compuesta por el tubo lanzador, el motor de lanzamiento y el proyectil. Va empacada y es desechable. La versión M2 de la dirección de tiro Vosel confiere a esta arma una elevada probabilidad de impacto al primer disparo.
Entrenamiento en dos fases
Para adiestrar a los tiradores del Alcotán se ha desarrollado un sistema de entrenamiento en dos fases. La primera se realiza por medio de un entrenador en aula denominado SAARA (Sistema Autónomo de Aprendizaje Rápido en Aula). Se trata de un equipo portátil, de sencilla utilización, que simula las condiciones de empleo del arma. El equipo muestra sobre una pantalla la imagen de un blanco, que puede ser estático o moverse en varias direcciones y a diversas velocidades, al cual debe disparar el tirador, utilizando un arma simulada que reproduce fielmente la forma, peso y manejo del arma real. Desde el puesto de control, el instructor ha seleccionado un blanco generado por ordenador —con lo que puede determinar la distancia, velocidad y dirección, tanto de día como de noche—, o una filmación real, que incluye blancos simultáneos. Para alcanzar el objetivo, el tirador debe realizar exactamente la misma secuencia de acciones que con el arma real, de modo que el instructor puede evaluar el nivel de comprensión y la habilidad de cada tirador, antes de pasar al siguiente estadio de la instrucción.
La segunda fase se lleva a cabo en el campo o en una galería de tiro. Durante esta se utilizan una dirección de tiro Vosel y un entrenador subcalibre TR-ALC (M2). La dirección de tiro es la misma usada con el arma de guerra, e identifica al entrenador subcalibre automáticamente al ser conectados, pero con todas las funciones de la dirección de tiro igualmente operativas.
El TR-ALC presenta la misma forma externa, dimensiones y peso que una munición de guerra, y se maneja de igual manera. La munición que utiliza este entrenador es un cartucho de diseño específico, denominado CAR. TR-ALC, formado por una bala trazadora y una carga de rebufo. Dadas las características de la bala trazadora, tanto el instructor como el tirador pueden seguir la traza hasta el blanco, lo que permite una inmediata evaluación del disparo. La carga de rebufo simula el efecto a retaguardia de la munición real.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Tecnology Militar Copyright © 2011 - 2012 - |- Template created by Leit0s - |- Powered by tecnologamilitar